Por: Redacción

En la era digital el artista mexicano Federico Kampf, se aleja de la tecnología para retornar a las técnicas clásicas en DUBAI

Con una obra de 300m2 donde abordará la técnica del Holograma con técnicas ancestrales, único en su dimensiones y composición una mezcla entre lo clásico, mexicano, surrealista y contemporáneo. Un viaje que lo llevara durante un periodo de dos o tres años donde no solo elaborara el mural más grande del mundo sino una serie de trabajos, iniciando en Dubái.

Un reto que se configurara en una pared de 300m2 en alto relieve, tres planos diferentes con la temática de la física cuántica y la migración. basado en las técnicas del mural académico, que busca la armonía arquitectónica y combinar las técnicas ancestrales del fresco, el temple y el encausto. “Será todo a mano, sin intervenciones digitales. El observador tendrá ante sus ojos el efecto del movimiento llamado Modelo Holográfico de la Realidad.

Federico Kampf comparte que en su obra la anatomía humana es esencial, pero en la negociación para hacer el mural holográfico se determinó que no podría haber cuerpos desnudos, tampoco temas religiosos, pero él insiste en que, sin hacer explícitas las partes genitales, el cuerpo humano debe estar presente en el mural

Federico Kampf, abogado y filósofo de formación, busca crear una síntesis entre el arte clásico y el contemporáneo.

#Atlanticoinformado