“Tengo que reservar algo de fuerzas para poder servir a la Iglesia. O plantearme la posibilidad de hacerme a un lado”, señala el pontífice sobre sus 85 años y sus problemas de rodilla