En el sur del Atlántico extensas zonas de cultivo y ganadería permanecen bajo el agua.