Hacen parte de Los Rastrojos Costeños y recibían ordenes desde el cabecilla que está en la cárcel.