La crisis energética tras la invasión rusa de Ucrania ha puesto en estado de alarma a los 1,6 millones de hogares que cuentan con calefacción central en su comunidad de vecinos.

Seguir leyendo.